Obligación colectiva antes que derecho individual.


La decisión que se ha tomado respecto al Barrio de la Inmobiliaria es de máxima dureza, pero atendiendo a la salud colectiva y en vistas al descontrolado brote que se había producido, no quedaba otra opción. Así lo entendimos en la ACPT y así creemos que lo ha entendido la gran mayoría de familias en ese barrio, a pesar de tener que afrontar dos semanas complicadas, tensas y angustiosas.

Lo que no se entiende, o al menos desde nuestra organización no somos capaces, es que esa medida sea eficaz sin ningún tipo de rigor y disciplina. Pasados ya cinco días desde que se decretó el cordón sanitario, podemos afirmar que el confinamiento en La Inmobiliaria es un absoluto cachondeo.

Buena parte de los vecinos y vecinas, que están asumiendo una responsabilidad personal importante, observan impotentes como tan sólo existe un control de entrada al barrio en el que a los coches no se les solicita casi nunca documentación alguna ni para entrar ni para salir. En el resto de los accesos, que son a pie, el flujo de personas de dentro hacia afuera y viceversa es constante y sin ningún tipo de control.

Somos conocedores de casos en los que personas convivientes con positivos confirmados bajan sistemáticamente a la calle, cambian de portal o van a otros pisos con el grave riesgo que eso conlleva.

La policía parece ser que no se entera de eso y entre Policía Nacional y Policía Local, han sancionado en 20 ocasiones. Una media de cuatro sanciones al día, a pesar de que incluso somos conocedores de que algún bar del extrarradio del confinamiento está siendo visitado con frecuencia por personas cercanas a positivos, se realizan repartos de comida por un comerciante conviviente con positivos confirmados, o vemos como residentes en algunas de las calles afectadas pasan tranquilamente el día en los jardines de la iglesia sin mascarilla.

Mientras todo eso ocurre de forma cotidiana, conocemos bastantes vecinos que tienen el dedo magullado de llamar a la policía para comentar hechos tan absolutamente irresponsables, egoístas e insolidarios. Pero todo sigue igual, día tras día.

Por nuestra parte, ya nos hemos quejado en las dos únicas reuniones que se han producido con el equipo de gobierno desde que el cordón sanitario se activase, recibiendo por respuesta que “lo mirarían, pero que poco más se puede hacer” y que “ellos ya han mandado ir”. Excusas diversas de lo más pusilánimes que, en esta situación, dejan entrever la total falta de capacidad, de liderazgo y de mando que tienen el alcalde y el resto de su equipo de gobierno.

Lo que sí podemos entrever en ocasiones es que quizás algunos intereses particulares sean los que se están viendo protegidos, quien sabe con qué intención o bajo qué prebendas.

Lo peor de todo, es como además cada día que pasa, la inoperancia absoluta que se manifiesta en La Inmobiliaria hace que el cada vez mayor racismo latente en el barrio, se arme de razones metiendo a todos en el mismo saco por culpa de un grupo de irresponsables y de quienes se lo permiten.

Queremos recordar que el Ayuntamiento ha activado dos números de teléfono de atención a la ciudadanía para cualquier persona que pueda tener cualquier tipo de necesidad especial debido al cordón sanitario del barrio: 687.91.04.97 y 647.40.16.87

Torrelavega, a 16 de septiembre de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .