EL SUELO INDUSTRIAL COMO INTERÉS ESPECULATIVO



“Es necesario nuevo suelo industrial porque no hay” ha sido el mantra que hemos escuchado machaconamente durante toda la legislatura. Nosotros, machaconamente hemos repetido que por supuesto sí existe, y de varios tipos. Suelo industrial sin estrenar en el Polígono de Tanos Viérnoles, suelo industrial mal utilizado en diversas zonas del municipio y sobretodo, mucho suelo industrial en desuso y degradado.

Con la marcha -por fin- de Blas Mezquita de la presidencia de Sniace y la llegada de la nueva presidenta, se despeja una incógnita que la ACPT ya habíamos desvelado hace tiempo. Ha sido llegar y ofrecer casi 400.000 metros cuadrados de suelo industrial que reconocen abiertamente que son excedentes, que no necesitan. No sólo eso, sino que son incapaces de mantenerlos en condiciones de ornato y salubridad como se le exige a cualquier vecino de Torrelavega.

Pero claro, el suelo siempre ha sido el nido de las peores aspiraciones. Y hablamos de muchos metros cuadrados. En este caso, Sniace ofrece ese suelo a cambio de una recalificación de parte de sus terrenos para la construcción de centros comerciales. Un pelotazo que nos visten de mejora para Torrelavega y sus vecinos. Sniace haciendo algo por Torrelavega y sus vecinos es poco menos que una paradoja con mucho humor.

Hablamos de un chantaje clásico, reteniendo suelo a cambio de recalificaciones que les permitan obtener enormes beneficios, que es lo que realmente les interesa.

Exactamente igual que al Equipo de Gobierno, que sabiendo que existen enormes bolsas de suelo industrial, prefieren destrozar suelos vírgenes y de alta calidad para alimentar los bolsillos de alguna empresa local, de algún constructor y quizás también los suyos. O las arcas de sus partidos, que las campañas no se pagan solas. De hecho, el alcalde se niega a solicitar un informe sobre la cantidad de suelo industrial y el estado en que se encuentra el mismo en nuestra comarca. Se niega de hecho a hacer lo que debería ser el primer paso ante de tomar cualquier decisión.

El único beneficio posible para los torrelaveguenses es que nuestro Ayuntamiento no se amarre a los intereses de ninguna empresa y sea independiente en la defensa del bien común. No queda otra opción que expropiar esos excedentes de suelo sin necesidad de deber favores prestados y no se debe permitir que ningún Consejo de Administración nos defina el urbanismo ni los modelos comerciales que, por cierto, volverían a ser una puñalada para el comercio local.

Expropiar supondría adquirir a precio justo un suelo con la calificación ya consolidada, con muchísima menos necesidad de inversión en obra de adaptación y, sobre todo, poder respetar suelos que ya son un corredor verde natural que jamás podrá ser sustituido por las intervenciones artificiales que la mencionada fábrica nos promete.

Las excusas se acabaron y cuando nos vuelvan a decir que en Torrelavega no hay suelo industrial, ya podremos decir abiertamente que nos están mintiendo y engañando. Lo que no hay es voluntad de defender los intereses comunes por encima de los privados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .