La ACPT presenta alegaciones para evitar más prebendas a Coorcopar, esta vez, en forma de campo de golf.


dique-torres2

Habiéndose publicado anuncio en el BOC de 13 de septiembre de 2016 para información pública de la autorización de construcción de campo de golf y pádel, cancha de prácticas e instalaciones de snack bar, restaurante y construcciones complementarias en Torres, expediente 7/2016, formulo en contra las siguientes

ALEGACIONES

PRIMERA.- La actuación pretendida es la construcción de un complejo deportivo-snack bar y cafetería-restauración, consistente en instalaciones de campo de golf con zona techada, edificio oficina, edificio almacén, edificio de aseos, edificio de snack y cafetería, 2 canchas de pádel  y aparcamiento.

Conforme al contrato de cesión de la finca de MARE a COORCOPAR, de fecha 24 de abril de 2015, en la parcela solo pueden ejecutarse trabajos superficiales y sin cargas elevadas (Estipulación Cuarta).

Se anuncian dichas construcciones, y en la memoria presentada y presupuesto que lo acompaña no se contienen detalle suficiente en relación a: acometidas y obra civil, como edificaciones, pistas de pádel, accesos y parking, tal y como se expresa en la página 20 de la Memoria, lo cual constituye (sin perjuicio de incumplimiento de contrato con MARE por pretender obras en la finca no autorizadas) un primer obstáculo insalvable para la concesión de la autorización, puesto que se incumple el artículo 116, 1,a,1º de la LOTRUSCA:

Artículo 116 Procedimiento para autorizar construcciones en suelo rústico

  1. El procedimiento para otorgar la autorización a que se refieren los apartados 1 y 2.b) del artículo anterior, será el siguiente:
  1. a) Solicitud del interesado ante el Ayuntamiento, en la que se expresarán las siguientes circunstancias y se acompañará la documentación que se indica a continuación:

1.º Características del emplazamiento y construcción o instalación que se pretenda, que quedarán reflejadas en un plano de situación, y, en su caso, indicación de la distancia de la edificación prevista al suelo urbano.

SEGUNDA.- El citado artículo 116 de la LOTRUSCA sigue diciendo que será preceptivo:

  1. c) Informe del Ayuntamiento, que deberá pronunciarse sobre el cumplimiento del planeamiento vigente y de las normas de aplicación directa, así como, con carácter preliminar, sobre la posible existencia de valores ambientales, sobre la inexistencia de riesgos naturales acreditados y, en su caso, sobre la distancia de la edificación prevista al suelo urbano.

El informe del Ayuntamiento que obra en el expediente, de fecha 24 de agosto de 2016, reconoce que las edificaciones previstas no se detallan en el proyecto.

El informe no se pronuncia sobre las Normas de Aplicación Directa, ni sobre valores ambientales o riesgos naturales acreditados (Dique 27), y, por último, tampoco sobre la distancia de las edificaciones previstas o instalaciones al suelo urbano.

Por lo tanto el informe no cumple con las previsiones del artículo 116.1.C de la Ley del Suelo de Cantabria.

TERCERA.- De acuerdo con la actual regulación de la Ley 17/2006, de 11 de diciembre, de control ambiental integrado, la actuación pretendida deberá someterse a EVALUACION AMBIENTAL, conforme a lo dispuesto en el Anexo B2, Grupo 9:

  1. m) Cualquier proyecto que suponga un cambio de uso del suelo en una superficie igual o superior a 50 ha.

Y ello debido a que los terrenos no están en la actualidad siendo utilizados para uso deportivo, y constando en la Memoria del proyecto que la superficie afectada va a ser de más de 54 ha.

CUARTA.- Como consta acreditado en el expediente, y ha puesto de manifiesto en sus alegaciones la entidad mercantil Asturiana de Zinc, la actuación urbanística se pretende llevar a cabo sobre un dique de estériles de lavadero de flotación con una plantación de árboles que no son decorativos, sino que tienen por finalidad la estabilidad de los taludes del dique.

Advierte la entidad Asturiana de Zinc que las actuaciones pueden interferir en el proceso de inundación de la mina.

En cualquier caso, la documentación aportada tampoco cumple el artículo 116.1.2º de la Ley del Suelo de Cantabria:

2.º Si se trata de nuevas construcciones o instalaciones sin control ambiental previo, un estudio de adaptación al entorno a que se refiere el artículo 190.d) donde se introducirán las medidas correctoras necesarias para minimizar la incidencia sobre el territorio de la construcción solicitada, así como el respeto a la tipología y las condiciones volumétricas de la zona. Además, deberá aportar justificación de la no concurrencia de riesgos naturales o antrópicos, y de la inexistencia de valores ambientales, paisajísticos, culturales o cualesquiera otros que pudieran verse comprometidos por la actuación.

La precaución en este sentido debe ser máxima, ya que existen vecinos colindantes que pueden verse afectados por cualquier actuación que interfiera en el proceso de inundación de la Mina,

Y más precaución se precisa cuando está acreditado que ya existen vecinos damnificados de forma muy severa en La Turbera.

En este punto, referente a la estabilidad de los diques, lo único que presentan las promotoras del proyecto -anejo nº 3: Movimiento de tierras 4- es un extracto del estudio de estabilidad realizado por AZSA hace 9 años, y que concluía que el terreno era estable para las condiciones existentes en el momento de la realización o para otras similares; por lo tanto resulta a todas luces insuficiente, debiéndose llevar a cabo un estudio de estabilidad a fecha actual y que tenga en cuenta el uso deportivo y los movimientos de tierras y construcciones que se pretenden llevar acabo.

No obstante, la peligrosidad está ya prevista en el propio contrato de cesión de la finca de MARE a COORCOPAR, de fecha 24 de abril de 2015, ya que se establece expresamente que en la parcela solo pueden ejecutarse trabajos superficiales y sin cargas elevadas (Estipulación Cuarta) debido a la existencia del Dique 27 formado por áridos mineros.

Insistimos en que existen pruebas acreditadas de que el nivel freático y las condiciones de los diques han cambiado, como se deriva de los daños que están sufriendo los vecinos de La Turbera.

QUINTA.- Por otra parte, toda la parcela donde se pretende llevar a cabo la actuación urbanística está altamente contaminada, resultando inviable destinar la misma al uso deportivo y hostelero proyectado, por poner en peligro gravemente la salud de las personas que trabajen en el proyecto y que acudan a las instalaciones en su día.

La contaminación de la parcela ha sido denunciada por la asociación Ecologistas en Acción, ante este Ayuntamiento y ante la Administración Regional, cuyos escritos adjunto al presente, y con base en el estudio del CIMA del pasado mes de mayo:

1.2. Suelos:

De las 7 muestras analizadas se excede en los valores genéricos de referencia (NGR) de los siguientes metales pesados conforme con el proyecto de Decreto de Cantabria de NGR para metales pesados:

Muestra Uso Industrial Uso urbano

15 0977 Arsénico Cadmio, Zinc. Plomo

15 0978 Arsénico, Zinc, Plomo Cadmio

15 0979 Arsénico Cadmio. Zinc. Plomo

15 0980 Arsénico, Zinc, Plomo Cadmio

15 0981 Arsénico, Zinc, Plomo Cadmio15 0982 Arsénico Cadmio, Zinc, Plomo

15 0983 Arsénico, Plomo Cadmio. Zinc.

Es decir, unos niveles altísimos incluso para un uso industrial y mucho más para uso urbano. Pero la finca en cuestión está declarada como suelo rústico de protección ordinaria y desde el punto agronómico en su mayoría es forestal, pero también parcelas “arables y pastables”. Por lo tanto a efectos de protección de la salud humana. el Real Decreto 912005los clasifica como “Otro Usos”.

 Atendiendo a lo cual procedería la declaración automática de suelo contaminado al exceder 100 veces los NGR para dicho uso (Anexo IIl, punto1, RD 9/2005)

1.3. Agua

Los tres piezómetros toman muestras y analíticas de metales pesados con unos niveles elevadísimos de zinc conforme a la legislación holandesa:

 Piezómetro/muestra Zinc Nivel de intervención:

1/15 00967 290 us/l 800 uq/l

2/15 00966 6.744 ugll 800 uq/l

3/15 01 130 3.726 ugll 800 uq/l

 Los piezómetros 2 y 3 superan holgadamente los niveles de intervención y el 1 el nivel objetivo.

Por lo tanto cualquier actuación en este entorno tiene que venir informado previamente por parte de organismo de cuenca, es decir, por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. La cual, por otro lado, debe realizar un estudio de situación que posiblemente imponga restricciones del uso de las aguas del entorno.

Ante la falta de legislación especifica en estos casos lo que suele hacerse es seguir la de otros paises o agencias medioambientales. En la Confederación Hidrográfica del Ebro utilizan la legislación holandesa, la cual ha sido durante mucho tiempo la referencia en cuanto a suelos contaminados.

En el caso de zinc el nivel de intervención es de 800 ug/m3 y las analíticas rebasan los 3.000 ug/m3.

La preceptiva declaración de suelo contaminado conlleva la supervisión de cualquier actividad que se desarrolle en dicha parcela y por supuesto la prohibición de cualquier aprovechamiento para uso humano.

Por lo expuesto,

SOLICITO, que teniendo por presentado este escrito, lo admita, e teniendo por realizadas alegaciones en contra de la autorización de construcción de campo de golf, cancha de prácticas, e instalaciones y construcciones complementarias, en Torres, expediente 7/2016, teniendo en adelante a ACPT como parte interesada para que se nos notifique todo lo que se tramite.

En Torrelavega, a 30 de Septiembre de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .